Foros de discusión Oficina de Atención al Consumidor
Defendemos tus Derechos en la Red
 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Ahorrar en las facturas energéticas

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestras Recomendaciones
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Redacción
Administrador
Administrador


Registrado: 18 Ago 2007
Mensajes: 816

MensajePublicado: Lun Jul 18, 2011 9:11 pm    Asunto: Ahorrar en las facturas energéticas Responder citando

Ahorrar en las facturas energéticas

eguir unas sencillas pautas de ahorro ayudará a sobrellevar las subidas del butano, gas natural y electricidad

Los consumidores españoles tendrán que pagar entre un 5,70% y un 1,50% más desde el 1 de julio por sus recibos de butano, gas natural y electricidad. Su único consuelo es que el Índice de Precios al Consumo ha bajado tres décimas en junio para situar su tasa anual en el 3,2%. Pero es preciso ahorrar y evitar sustos en las facturas domésticas. Una serie de sencillas pautas ayudarán a sobrellevar estas subidas.

Subidas en luz, gas y butano

Llegan las vacaciones, pero también nuevas subidas en las facturas energéticas. Los precios de butano, gas natural y electricidad elevaron sus tarifas el pasado 1 de julio.

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR) subirá un 1,5% de media, lo que supone unos 0,50 euros más al mes para un consumidor de tipo medio. Es la segunda alza en este año, después de haber repuntado otro 9,80% en enero. Ello implica que ahora se tendrá que pagar un 11,30% más que a finales del pasado año. En el caso del gas natural, el incremento es mayor: los usuarios medios tendrán que pagar 2,37 euros más al mes, aunque esta cifra será superior en los hogares donde el gas no solo se utilice para la cocina y calentar agua, sino también para calefacción.

Respecto al butano, la bombona media cuesta ya 14,80 euros, lo que significa que los consumidores de este gas tendrán que abonar en su factura un 5,70% más (80 céntimos más) que en el trimestre anterior.
Un pequeño respiro para el consumidor doméstico es la leve bajada de la inflación, ya que el Índice de Precios al Consumo (IPC) ha situado en junio su tasa anual en el 3,2%, tres décimas menos que en el mes anterior. Por su parte, el Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó en este periodo analizado el 3%, en este caso cuatro décimas menos que en mayo.

Hábitos sencillos de ahorro

A pesar de los datos del IPC, la situación económica hace que se imponga ahorrar. Si se siguen unas sencillas pautas, en solo 20 pasos, es posible reducir el monto de las facturas energéticas:

La iluminación de una casa representa entre la cuarta y la quinta parte del recibo de la luz. Pero si la vivienda tiene orientación interior o, pese a ser exterior, se encuentra en zona sombría, llenarla de luz puede suponer hasta la mitad de la factura de electricidad. Una buena forma de reducir ese gasto es recurrir a la iluminación natural: mantener abiertas persianas y cortinas mientras haya claridad en el exterior ayuda a aprovechar la luz solar.

Acostumbrarse a encender las luces solo cuando sean necesarias y apagarlas cuando no haya nadie en las habitaciones o zonas de la casa supone reducir la factura del mes siguiente.

Elegir colores claros para la pintura de techos y paredes. La sensación de luminosidad es mayor y permanece por más tiempo en fondos blancos, cremas o de tonos pastel.

Sustituir las bombillas tradicionales, incandescentes, por las eficientes, que proporcionan la misma luz, duran ocho veces más que las convencionales y ahorran hasta un 80% de energía. Basta con cambiar las tres bombillas de mayor consumo de toda la casa para que se reduzca a la mitad el gasto en iluminación.

Instalar tubos fluorescentes en los espacios donde se necesite mucha luz y donde esta permanezca encendida por mucho tiempo: baños, cocina, trastero. Hay que evitar encenderlas y apagarlas continuamente.

Cocinar con recipientes de fondo igual o mayor que las dimensiones del fogón.

Tapar las cacerolas y utilizar, siempre que la receta lo permita, la olla exprés.

Para terminar el cocinado, aprovechar el calor residual emitido por la placa, que queda al apagarla.

Abrir la puerta del horno solo cuando sea imprescindible.

Instalar el frigorífico en un lugar fresco, ventilado y lejos de los focos de calor.

Mantener la parte trasera de la nevera limpia y al menos a un par de centímetros de las paredes cercanas.

Descongelar y limpiar a menudo el frigorífico, antes de que la capa de hielo aumente. Instalado en malas condiciones puede consumir un 15% más de energía.

Mantener el congelador entre -18ºC y -15ºC; el frigorífico, entre 3ºC y 5ºC.

Abrir las puertas del frigorífico solo lo necesario y nunca dejarlas abiertas: unos pocos segundos son suficientes para que se pierda buena parte del frío acumulado. Para recuperarlo, gastará más energía.

Apagar la televisión si no se utiliza. No se debe hacer de cualquier manera: hay que desconectarla a través de los interruptores de los propios aparatos, porque cuando se apagan con el mando a distancia, algunos de sus componentes siguen activados y consumen energía.

Comprar lavadoras y lavavajillas con etiqueta energética de categoría A. Además, deben contar con ciclos económicos y cortos, y ofrecer la posibilidad de elegir entre distintas temperaturas de lavado. El mayor gasto de energía, tanto en la lavadora como en el lavavajillas, se registra al calentar el agua, por lo que seleccionar temperaturas bajas equivale a ahorrar electricidad: el ciclo de lavado a 60ºC consume el doble de electricidad que el de 40ºC.

Utilizar la lavadora y el lavavajillas al máximo de su capacidad, pero sin llenarlos en exceso.

Planchar la mayor cantidad posible de ropa en cada ocasión. Evitar repasar piezas sueltas a menudo, ya que supone multiplicar el consumo de electricidad.

Reducir las fugas de calor y aislar la casa con doble acristalamiento y burletes en puertas y ventanas. Con un buen aislamiento térmico se puede ahorrar entre un 20% y un 40% en calefacción.

Sustituir el baño por la ducha: se consume la cuarta parte de agua y energía. Regular el termostato del agua entre 50ºC y 60ºC. Por encima de esa temperatura, además de malgastar energía, se reduce la vida útil del termo por la acción corrosiva del agua muy caliente.
Fuente:consumer.es
_________________
© Redacción de Atención Al Consumidor
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Nuestras Recomendaciones Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Elenco dei siti turistici italiani
Programado por Atención al Consumidor © 20013/2014
(Servicio Telemático de Atención al Consumidor España)